Solamente dar al “play” y disfrutar de una maravillosa cena a la luz de las velas.