Que grandes las voces graves de Madrid…